0
#MartesDeRelato

QUÉ DIFÍCIL

El despertador suena 6.20. Lo tratás de apagar dando manotazos con la modorra despatarrada en los ojos, y en el cuerpo y en la mente, y te estirás en la cama como si fueras un chicle de frutilla. Querés darte vuelta y seguir, pero no hay tiempo, ya empezó la carrera. Te sentás, movés la cabeza para un lado y para el otro. Te sonás apenas los dedos entumecidos, te arremangás el pelo en un rodete apurado y salís de la cama, no sin antes respirar profundo, mandando el aire hasta el ombligo, como diciendo: «bueno, ahí voy». Tenés 15 horas de corrido para desplegar todas tus versiones: la de madre, la de hija, la de profesional, la de emprendedora, la de ama de casa, la de amiga, la de esposa, la de mujer. Que no se te ocurra fallar, eh…

Hay algo que me incomoda del dedo acusador y la mirada del otro. Hay algo que me agota del deber ser, desde siempre, pero se vuelve más evidente por estos días. Hay algo -mucho- que me enoja de los fundamentalismos y de sus mensajes que pretenden instalarse en las psiquis y emociones y rutinas atolondradas de las madres y que solo generan tres cosas: culpa, cansancio y desdicha. Qué difícil es ser madre hoy…

El día empieza al alba preparando desayunos nutritivos y saludables. ¿Nesquik con tostadas? No no no, eso es veneno, che. Ponete las pilas, vos podés, probá usando un poco tu creatividad. Muffins de ciruela orgánica con azúcar mascabo es una idea piola. ¿Qué? ¿No tenés azúcar mascabo? ¿Pero cómo puede ser? ¿Tampoco fruta orgánica? Qué desastre, estás envenenando a tus hijos. Ni se te ocurra mirar las galletitas de paquete: es como darles cianuro. Ojito con prender la televisión porque las pantallas son destructivas. A esta altura del partido ya deberías saberlo así que, si lo hacés, por lo menos que nadie se entere. Qué van a pensar tus vecinos o las mamis del cole. Mala madre que les pone dibujitos en vez de sentarse a jugar.

Pareciera que las madres, además de los malabares que hacemos a diario, también tenemos que ser payasos y animadoras, como los de los cumples infantiles. Hacernos el tiempo de cocinar sano, nada de fideos. Ahora parece que darles fideos a los chicos está mal visto. y jamás algo procesado. ¿Qué le querés mandar patitas de pollo en la vianda? Un horror. Mejor hacelas caseras. A la noche, cuando todos duermen, todavía con la ropa del día puesta, la contractura en el cuello y los bostezos escapándose de tu boca. Ahí podés aproverchar. ¿Que a la noche no dás más y querés bañarte, comer y ver una serie? Tenés que poder igual, sos madre.

Hoy hay que ser madres amorosas y empáticas, hay que estar presentes para no traumar a nuestros niños pero también hay que trabajar. Producir, pensar, facturar. Mucho cuidado con usar el celular en exceso y guarda con levantarles la voz o perder la paciencia. Es un pecado. Ya se que tenés que contestar los mensajes de whatsapp, tenés 13 chats sin leer y 503 mails sin abrir. Te escondés en el baño para poder hacerlo sin que te vean ¿no?

La casa tiene que estar limpia y ordenada y hay que leerles cuentos antes de dormir. No sé, parece que ser buena madre también es eso. Acordate de eliminar las harinas y darte una vuelta por el gimnasio que pagaste por adelantado creyendo que así no te iba a quedar otra que ir. El verano está acá nomás y hay que afirmar las cachas. En algún momento tenés que depilarte y pasar por la peluquería, se te ven algunas canas. Tus uñas no están hechas ¿qué pasó? Apurate que llegás tarde a buscarlo por el jardín.

Hoy sos madre ejemplar y de manual si sabés hacer masa casera, si tu freezer está estoqueado de comida sana, si apoyás el traste en el piso todos los días a jugar con tus hijos y si jamás te salís de las casillas con ellos. Si sobrevivís a un fin de semana de lluvia sin pantallas, también. No te olvides de que también tenés un marido. No fumes ni tomes alcohol, sos madre. Tampoco te olvidés que tenés que limpiarte e hidratar la cara antes de meterte en la cama. Vestirte a la moda, cortarte las puntas florecidas y mantener el buen humor.

No sé si ellos se van a acordar de los muffins orgánicos con azúcar mascabo o de la masa casera de los días de lluvia. Sí sé que no quiero que me recuerden apurada, contracturada y culposa. Con el ceño fruncido y los dientes apretados. Tal vez prefiera que me recuerden auténtica, amorosa, humana. Acertando y errando. Abrazando, acompañando, escuchando. Yo no creo que se acuerden de sus viandas, pero sí se van a acordar de cómo los hice sentir. Que cada una sea la madre que pueda, con lo que tenga. Eso es un montón.

Post Anterior Siguiente Post

Quizás también te guste

14 comentarios

  • Comentar Ángeles 15 octubre, 2019 at 22:34

    Brillante este martes de relato, como tantos otros, pero particularmente hoy por una experiencia vivida en las primeras hs de la mñn me sentí tan identificada… Felipe tiene 2 años y no soy de las mamis ejemplares que cocinan todo orgánico, sin harinas y deslactosado. Hago lo que puedo, como mejor puedo, con el tiempo que me queda jajaja a veces sano, a veces fruta, a veces fideitos, otras verduras, tb patitas de pollo y las cosas tan mal no me van. No le doy caramelos a las 8.30 de la mñn antes de ir al jardín, pero si me encuentra uno perdido en un bolsillo en la campera y se pone feliz x su hallazgo, no hago una lucha cuerpo a cuerpo por sacarse su tesoro. Perooo resulta que estabamos con una nena d su edad, que tiene una mamá de las que, pareciera ser, que se autodefinen como mejores x algunas de las cosas que bien describiste en tu relato. Desde ya que la nena vio el caramelo y ella tb quería, a la mala madre ( o sea yo) se le ocurrió decirl3 q su hijo que compartiera el caramelo, ohhhh nooo que la boca se me haga a un lado, el horror y el espanto se apoderó de esos minutos con un mensaje que le decía a su hija (que claramente era p mi): «noooo, como se te ocurre fulanita que vas a comer un caramelo. Y esa mama le decia a mi hijo, fulanita no come caram3los tan temprano, no, no eso no». Y siguió fulanita, «querés un pedacito d3 banana?!, o si no puedo darte almendras» jajajaja… así de lindo arranqué la mañana con grandes aprendizajes de mami boludas, que tratan de enseñarnos lo mal que podemos estar haciendo con nuestros hijos jajajajajja… sin siquiera pensar en un msj más simple… no querida no le doy caramelos a las 8 d la mñn a mi hijo, simplemente que elijo que batallas pelear. Brillantina p ella, brillantina p mi y brillantina para todas esas mamis que se creen mil!

  • Comentar Grace 16 octubre, 2019 at 00:22

    Lo ame Mechi como todo lo que escribís.

  • Comentar Aye 16 octubre, 2019 at 04:42

    Sos genia.. Gracias por compartirlo

  • Comentar Paola Calvo 16 octubre, 2019 at 07:50

    Realmente sos una genia escribiendo! Me emocionante tanto que el domingo comparto tu relato con todas las mamás que conozco y les dejo tu nombre y tu link para que no se pierdan el placer de leerte.
    Gracias Mechi!

  • Comentar Mechi 16 octubre, 2019 at 08:00

    Gracias por el recordatorio Mech ????????

  • Comentar Daniela 16 octubre, 2019 at 08:01

    Todo tan cierto profundamente cierto. Gracias por hacerme sentir que no soy la única que pasa por esto jajajjaa.
    Sos fabulosa escribiendo ♥️

  • Comentar Verónica 16 octubre, 2019 at 09:59

    Cuanta verdad y que difícil es…
    Me encantó!!!

  • Comentar Pau 16 octubre, 2019 at 10:14

    Emocionante, tengo piel de gallina y ganas de pegarte un abrazo de esos que te transmutan!

  • Comentar Tatiana Paolillo 16 octubre, 2019 at 13:02

    Sos brillante y haces que la maternidad sea más fácil para todas. Muchas gracias por tus relatos! Dan energía para seguir!

  • Comentar Noelia Barth 17 octubre, 2019 at 08:14

    Tan gráfico todo! Impresionante tu capacidad de resumir y ser tan asertiva con lo que querés comunicar. Un lujo de contenido. Un alivio al alma para las madres.
    Acertando y errando. Viviendo.
    Gracias!
    Noelia

  • Comentar Vane 17 octubre, 2019 at 16:25

    Muy bueno!!! Aplausos de pie!

  • Comentar Guada 20 octubre, 2019 at 00:14

    Excelente!!! Describís tal cual mi realidad y la de muchas!! No se ni donde se compra el azúcar mascabo!! ????????‍♀️????

  • Comentar VALENTINA 22 octubre, 2019 at 11:45

    Sos lo más…te sigo leyendo!! ????

  • Comentar Mechi 26 noviembre, 2019 at 21:26

    Te conocí por este relato. Me lo compartió una amiga, quizá porque sabía cuán identificada me iba a sentir. Al fin encuentro una madre real en las redes, gracias por tu pluma que sabe describir tan bien y tan resumidamente lo que nos pasa a muchas. Te sigo leyendo!

  • Responder a Pau Cancelar comentario